¿Qué autónomo no ha ‘regalado’ su trabajo alguna vez? De hecho, es raro que un autónomo sea capaz de valorar bien su trabajo al principio de sus servicios, mitad por miedo a la competencia y mitad por no saber calcular bien cuánto le cuesta a él mismo dichos trabajos.

Hoy en el blog de Magalia hablamos de los 5 errores más comunes de los autónomos, e intentaremos arrojar un poco de luz para aquellos que estén pensando en emprender y se vean capaces de no repetir equivocaciones por mente ajena. ¿Listo? ¡Comenzamos!

Error #5: No poner sueldo a los integrantes de la empresa

Por miedo, por prudencia o quizá por autoengaño, el hecho es que muchos autónomos cuando empiezan su andadura empresarial temen ponerse un sueldo, y malviven con lo que ellos consideran que ‘sobra’ o pueden transferirse a final de mes. Es un error grave, ya que  se consiguen dos efectos: Uno es que el trabajador tenga una sensación de probreza preventiva muy incómoda, y el otro que pensemos que la empresa da beneficios, porque no contamos el sueldo de las personas que desempeñan sus labores desde el principio.

Error #4: Lo primero, todo lo material. Invertir sin pensar.

Venimos de un modelo empresarial que piensa que para tener un negocio, primero tenemos que invertir en mobiliario y locales y luego lo pondremos en marcha, cuando la realidad es que es mejor hacerlo al revés. Las start up del modelo americano nos recomiendan lograr un producto mínimo viable sobre el que comenzar, con una inversión baja para sobre todo poner ese servicio o producto en la calle. Una vez comprobada su mínima rentabilidad, entonces sería el momento de las ‘grandes inversiones’.

Error #3: Aislamiento.

Es muy importante que los autónomos dediquen algo de tiempo a la sinergia con otros grupos de empresarios, o en el caso de estar alojados en un centro de negocios, con otros inquilinos, ya que el peso mental de un negocio para una sola persona es muy grande, y el desahogo y compartir conocimientos se hace vital durante los primeros años de emprendimiento.

autónomo

Error #2: Pensar que sabes todo sobre tu negocio

Mal. La mejor premisa que un empresario puede manejar es que todo está por demostrar, y que sólo lo demostrado es válido como conocimiento. Los servicios o productos de una empresa deben estar centrados en el cliente, es decir, el cliente es lo primero, por lo que nunca debemos presumir de que somos nosotros los que sabemos qué es lo que el cliente quiere, sino que debemos escuchar lo que el cliente o los mercados necesitan.

Error #1: Poner mis servicios a un precio mucho más bajo que el que debería ser

Regalar los servicios y los productos porque no sabes ponerle precio es un error muy común en el mundo del autónomo y el emprendedor. Unos por barato y otros por querer trabajar con precios altos sin haber conseguido notoriedad ni prestigio, lo cierto es que los primeros años de trabajo están marcados por una oscilación de precios hasta que se consiguen adaptar al mercado (para ser competitivos), así como al público al que nos dirigimos y a los gastos y costes que tenemos para ofrecer dicho servicio .

 

¿Te ha gustado? En el Centro de Negocios Magalia trabajamos para autónomos, pymes y personas como tú. Trabajadores y empresarios que buscan dedicarse a lo que más les apasiona mientras nosotros nos ocupamos de todo. ¡Conócenos!

centro negocios magalia

www.magalia.net