La crisis de la pandemia a la que estamos haciendo frente estos dos meses ha ocasionado cambios en la rutina, vida y economía de la población. Tenemos que confiar en la situación futura y pensar en mejoras sobre la orientación laboral de nuestros empleados para alcanzar y cumplir nuestros objetivos, así como identificando los retos que se nos plantean.

Hoy en el blog de Magalia hablaremos sobre la importancia de la orientación laboral de las empresas a sus trabajadores y de los retos que presenta dicha orientación en tiempos de pandemia.

¿Qué es la orientación laboral y cómo ha afectado durante el Covid-19?

La orientación laboral se establece como un elemento que nos mantiene conectados con ese futuro próximo.

Ha sido el momento de “parón” lo que ha permitido a las personas:

  1. Reflexionar más serenamente acerca de sus objetivos profesionales
  2. Planificar un futuro más inmediato
  3. Continuar siendo activos en la parte técnica de la estrategia de búsqueda de empleo

Por lo tanro, la orientación profesional es un elemento de gran importancia en esta pandemia. Las transacciones que van a suceder en el trabajo van a necesitar que las personas desempleadas o aquellas que han visto modificadas sus condiciones, reciban apoyo, orientación y asesoramiento para que les sea más sencillo afrontar esta crisis. Por lo que, dicha orientación profesional es la que va a conseguir solventar esas transacciones debido al valor, cualidades y capacidades de las personas.

Retos que se plantean sobre la orientación en tiempos de Covid_magalia

“El Covid-19 es un virus invisible que nos brinda la oportunidad de visibilizar algunos de los importantes retos y oportunidades que nos ofrece la orientación”

Primer reto:  Dificultad de realizar las tareas de orientación online sin tener un contacto directo y cercano con las personas: Cómo solventar las carencias.

Durante la pandemia, hemos sido capaces de adaptarnos al entorno online del teletrabajo pero, a la hora de orientar, su realización online es más compleja debido a que no se puede llevar a cabo el contacto directo con la persona, obviando así el lenguaje no verbal. Al no poder tener un contacto cercano con la persona, se pierde la oportunidad de captar los mensajes ocultos, de manifestar el apoyo a la otra parte, empatía, confianza y compromiso; por lo que, la conexión que se genera no sería tan evidente como en el contacto directo. Se trataría del principal reto a la hora de llevar a cabo una buena orientación.

Segundo reto: Formación y aprendizaje permanente

Nos encontramos en una sociedad que está en continuo cambio (cambios económicos, sociales, personales, etc.) y, conocemos que en un futuro se necesita y demandarán nuevas profesiones o nuevos métodos de trabajo, por lo que, la formación continua de todos los trabajadores es algo esencial en el ámbito laboral para suplir las necesidades de los consumidores.

Por ello, las empresas tienen la función de desarrollar la formación permanente de sus trabajadores para poder hacer frente a los cambios del entorno competitivo. En la actualidad, la formación continua es una labor imprescindible tanto para obtener un nuevo empleo como para permanecer en el mismo. En definitiva, se trata de desarrollar la competencia de “Aprender a aprender”

Tercer reto: La importancia de las capacidades personales

Es de vital importancia las capacidades de las personas para afrontar las situaciones que nos plantea la vida.

Las empresas valoran mucho las cualidades y competencias que puedes ofrecer sus empleados, así como la actitud de éstos para afrontar su trabajo diario. Con esto, lo que se quiere dar a entender es el desarrollo de respuestas emocionales para afrontar las diferentes situaciones que se plantean en la vida.

Las competencias se dividen en:

  • Competencias técnicas (saber)
  • Competencias metodológicas (saber hacer)
  • Competencias participativas (sabes estar)
  • Competencias personales (saber ser)

“El Covid-19 es un virus invisible que nos brinda la oportunidad de visibilizar algunos de los importantes retos y oportunidades que nos ofrece la orientación” Primer reto: Dificultad de realizar las tareas de orientación online sin tener un contacto directo y cercano con las personas: Cómo solventar las carencias. Durante la pandemia, hemos sido capaces de adaptarnos al entorno online del teletrabajo, pero a la hora de orientar, su realización online es más compleja debido a que no se puede llevar a cabo el contacto directo con la persona, obviando así el lenguaje no verbal. Al no poder tener un contacto cercano con la persona, se pierde la oportunidad de captar los mensajes ocultos, de manifestar el apoyo a la otra parte, la empatía, confianza y compromiso; por lo que, la conexión que se genera no sería tan evidente como en el contacto directo. Por lo que, se trataría del principal reto a la hora de llevar a cabo una buena orientación. Segundo reto: Formación y aprendizaje permanente Nos encontramos en una sociedad que está en continuo cambio (cambios económicos, sociales, personales, etc.) y, conocemos que en un futuro se necesita y demandarán nuevas profesiones o nuevos métodos de trabajo, por lo que, la formación continua de todos los trabajadores es algo esencial en el ámbito laboral para suplir las necesidades de los consumidores. Por lo que, las empresas tienen la función de desarrollar la formación permanente de sus trabajadores para poder hacer frente a los cambios del entorno competitivo. En la actualidad, la formación continua es una labor imprescindible tanto para obtener un nuevo empleo como para permanecer en el mismo. En definitiva, se trata de desarrollar la competencia de “Aprender a aprender” Tercer reto: La importancia de las capacidades personales Es de vital importancia las capacidades de las personas para afrontar las situaciones que nos plantea la vida. Las empresas valoran mucho las cualidades y competencias que puedes ofrecer sus empleados, así como la actitud de éstos para afrontar su trabajo diario. Con esto, lo que se quiere dar a entender es el desarrollo de respuestas emocionales para afrontar las diferentes situaciones que se plantean en la vida.

Como hemos comentado, se necesita cambio y adaptación para poder orientar en este tiempo de pandemia, por lo que habrá que adaptarse mediante:

  1. Se necesita asegurar el carácter permanente de la orientación, estableciendo una conexión entre la orientación educativa y la orientación laboral.
  2. Es necesario poner iniciativas en marcha orientadas a eliminar la brecha digital.
  3. Asegurar la calidad en los servicios de orientación laboral.
  4. El profesional de orientación debe dedicar más tiempo al trabajo de definición de los intereses profesionales.
  5. Aumentar el número de profesionales de orientación.

En definitiva, el trabajo de la orientación es una herramienta indispensable en el descubrimiento de las competencias personales y profesionales del trabajador, para que éste cumpla sus metas y se sienta satisfecho consigo mismo.

Si te ha gustado esta nueva entrada, ¡No dudes en compartirla!