En situaciones de crisis económica las empresas corren un futuro incierto. Un futuro lleno de incógnitas que siembra la duda entre las compañías sobre cuál será su posición cuando acabe este periodo de cambio, y cuáles serán las posibilidades con las que contará.

Pero ¿Serán capaces de recuperarse?

Esa es la pregunta que se hace toda empresa. Ante esta disposición, las estructuras organizativas se ven obligadas a tomar determinadas decisiones como medidas de prevención para paliar la situación, y proteger de alguna manera la rentabilidad de su negocio que le permita sufrir el menor número de pérdidas posible. En estos casos, las empresas suelen recurrir a la aplicación de un expediente de regulación temporal (ERTE).

Hoy en nuestro blog te contaremos qué es y cómo funciona:

¿Qué es un Expediente de Regulación Temporal?

Se trata de la suspensión total o parcial de la actividad de la empresa. Durante el periodo en el que la relación laboral se mantenga en suspenso, el trabajador tendrá derecho a la prestación de desempleo. En esta situación el trabajador sigue perteneciendo a la empresa.

Cuando llevas a cabo un ERTE puedes:

  • Suspender temporalmente los contratos de trabajo: Consiste en la suspensión temporal de la actividad y no de un despido, con lo cual no existe obligación a indemnizar al trabajador, puesto que sigue formando parte de la plantilla.
  • Reducir la jornada de los trabajadores: Se podrá reducir su jornada en un mínimo del 10% y máximo un 70%.

El ERTE durará todo el tiempo en que se encuentre vigente la causa alegada.

¿Cómo se tramita?

El proceso de tramitación es el siguiente:

En primer lugar, la entidad debe transmitirles mediante un informe a sus trabajadores la decisión, una vez que se comunica se debe realizar una solicitud ante la Autoridad Laboral mediante un informe relativo a la vinculación entre las medidas propuestas y las adoptadas acompañado de una documentación acreditada y la copia de la comunicación a los trabajadores. Después en un plazo de máximo 5 días la Autoridad Laboral debe indicar la resolución, y finalmente comunicarla a los empleados.

Dentro del trámite del ERTE es obligatorio acreditar la fuerza mayor por la que se está solicitando este permiso. Pero en este caso, se sobreentiende la fuerza mayor cuando las medidas gubernamentales adoptadas por el COVID-19 supongan la causa directa de la pérdida de la actividad.

¿A qué entidades debo tramitar el expediente?

Depende de la zona geográfica en la que te sitúes:

  • Si el ERTE que vas a tramitar es sobre centros de trabajo situados en una única Comunidad Autónoma, se deberá tramitar el expediente a la Consejería de empleo de la Comunidad Autónoma o el órgano que se designe al efecto.
  • En caso de situarse en Ceuta y Melilla será a los delegados del Gobierno.
  • Si operas con centros de trabajo en dos o más Comunidades Autónomas el ERTE será tramitado al Ministerio de Trabajo y Economía Social.

¿Cuál es la documentación que presentar?

Para empezar a tramitar el correspondiente ERTE, primero debes entregar una solicitud de ERTE a la Autoridad Laboral que se te haya asignado. Una vez que hemos obtenido la resolución de la solicitud, comenzamos con el proceso.

El primer documento a presentar será una memoria explicativa de las causas de la decisión, es decir, la acreditación de la fuerza mayor que ha llevado a la empresa a optar por esta medida. El siguiente documento a adjuntar será un informe relativo entre las medidas propuestas y las adoptadas por el Gobierno, también deberás presentar otras documentaciones que tu Autoridad Laboral indique como necesarias. Y por último, un informe comunicativo de representación legal para tus trabajadores.